Pendientes Marilope

47,00

Pendientes flor margarita con baño de oro de 24k
Piedras naturales de cuarzo rosa y espinela negra
Disponible en dos colores: rosa y negro
No produce alergia y no pesan nada
Calidad premium
Cierre de tuerca

 

DESCRIPCIÓN:

Son unos pendientes que te los puedes poner tanto para diario como para eventos. Super cómodos y favorecen un montón al rostro.

Los pendientes Marilope con forma de flor, es uno de los modelos con más historia de la colección Cuba.
Marilope es el nombre de un pequeño arbusto en Cienfuegos con flores amarillas. Detrás de ese nombre hay una leyenda:  «Marilope, la mujer que se convirtió en flor».

Cuenta una antigua leyenda cubana que el lugar que hoy se conoce como Punta Gorda, en la ciudad de Cienfuegos, vivía en 1528, un español de apellido Lope que se unió en matrimonio con una de las indias del cacicazgo de Jagua, con la que tuvo una hermosa niña a la que puso Mari y que por el apellido del padre todos llamaron Marilope.

Marilope amaba los animales y las flores y cantaba y narraba historias como nadie. Como era hermosa como ninguna le llovían los pretendientes, pero la devota muchacha no daba oídos a las insinuaciones de nadie. Uno de los que se enamoró perdidamente de Marilope fue un pirata inglés de apellido Jane. Jane, que era cruel y despiadado, rudo y con una cicatriz enorme en la cara, fue rechazado por la joven. No era Jane hombre acostumbrado a aceptar un no por respuesta y le prometió sedas, joyas y riquezas de todo tipo. Pero nada hizo cambiar de actitud a Marilope.

El pirata se propuso poseerla a la fuerza y se abalanzó sobre ella, imponiendo su fuerza bruta. La muchacha forcejeó con el bandido y logró liberarse. Intentó llegar a su bohío para encontrar refugio pero los hombres del pirata se lo impidieron.

Fue entonces, asegura la leyenda, que justo cuando Jane estaba a punto de alcanzarla se alzó entre los dos una muralla de espinas. Él sacó su pistola y disparó y al caer Marilope se vio volar a una paloma blanca.Casi de inmediato un rayo fulminó al pirata y dejó inconscientes a sus seguidores, quienes, al despertar, observaron el cuerpo de Jane en llamas y en lugar en el que había caído la joven una hermosa planta de flores amarillas que desde entonces llamaron Marilope y se convirtió en el símbolo de Cienfuegos.
COLECCIÓN CUBA:
Con el verano llegan las ganas de lucir colores que nos hemos estado guardando durante el invierno. Hay alegría, el sol invita a permanecer en las calles y a celebrar.
De esas ganas de volver a llenar las calles de colores y las caras de sonrisas, ya al descubierto, nace la colección Cuba, inspirada en el color y la alegría de sus gentes y sus calles.

También te puede interesar

Carrito de compra