Todas las piezas están hechas en su mayoría con zamak, latón y acero inoxidable.

No contienen niquel, cadmio o plomo, así que no dan alergia. 

Al tener un baño de oro hace que el cuidado de cada pieza sea fundamental para una buena conservación de las mismas.

*No se garantiza que el baño de oro dure para siempre. La rapidez con la que el baño de oro pueda desaparecer depende de muchos factores como por ejemplo el PH de la piel de cada una. 

 

¿CÓMO CUIDAR TUS JOYAS?

Las joyas han de guardarse por separado, cada una en su bolsita de tela o joyero para evitar roces.

No eches perfumes, alcohol o derivados químicos sobre ellas. 

Evita usarlas en la ducha, piscina o en el mar porque esto puede dañarlas.

No expongas tus joyas  a cambios bruscos de temperatura.

LIMPIEZA DE JOYAS

Puedes lavarlas de vez en cuando con agua templada y jabón neutro, sin frotar ni utilizando productos químicos, esto conseguirá que vuelva su brillo.